Blanca Barojiana- A Liliana



Bien hablaste, Manolito
que yo el sombrero me quito,
y todo lo que haga falta
por saludar a Liliana
que más que líder ¡es santa!
y es accesible, no está alta
subida en una peana.
Ella el corazón nos gana
no con el temor que espanta,
ni con tremendos sermones
ni esgrimiendo sus razones,
sino con amor que aúna.
Que es Lili, como ninguna
la mejor pluma y amiga,
por eso, deja que diga,
sumándome a tu coplilla
y añadiéndole un aparte:
mi Lili: me maravilla
tu buen hacer y tu arte.

1 comentario:

EMMuñoz dijo...

Te lo mereces todo, Liliana.

Un beso, amiga.

Emilio.